SINERA nace de la experiencia de las vocalías de enterramiento existentes en diferentes Asociaciones de Vecinos de Catalunya en las cuales los gastos del entierro de un vecino o vecina eran asumidos entre todos los socios de la entidad vecinal.

Con este antecedente, la mutualidad promueve la solidaridad y la ayuda mutua entre los asociados de las Asociaciones de Vecinos que así lo deseasen, mediante el ejercicio de la previsión social de carácter voluntario.

Actualmente hay más de 53.000 personas beneficiarías de 139 entidades colaboradoras, repartidas en 33 municipios.